Qué es el acento prosódico – Ejemplos

El acento prosódico es la prominencia de la voz con la que se destaca una parte de una palabra o una secuencia fónica. Según las lenguas, el acento consiste en una mayor intensidad, un aumento de la duración, un cambio de tono o una combinación de estos factores.

Se puede distinguir entre una sílaba tónica (si tiene acento) o átona (si no lo tiene). No todas las palabras tienen una sílaba tónica si se pronuncian en la tira fónica. Por ejemplo, en la frase Él se tumbaba en la cama, las palabras se y al no reciben acento, resultan átonos.

Muchas lenguas, entre ellas el Español, marcan la presencia del acento con un signo gráfico según unas normas de ortografía. El acento gráfico ayuda a pronunciar correctamente la palabra (por ejemplo, entre fábrica, fabrica, fabricó). A veces el acento gráfico permite distinguir entre dos palabras que de otro modo serían idénticas, en cuyo caso se habla de acento diacrítico; son ejemplos solo (estrella) y suelo (tierra), o mas (duodécima parte del año) y más (adverbio).

qué es el acento prosódico ejemplos

En Español sólo llevan acento gráfico las vocales. El acento prosódico es la prominencia de una sílaba sobre las sílabas adyacentes en una secuencia fónica determinada, debida a una mayor intensidad, duración o altura.

La base de asignación de acento son los morfemas, tónicos, átonos. Así pues, el acento es un fenómeno de tipo léxico.

El acento prosódico en las lenguas

Las lenguas naturales siguen dos grandes modelos en la asignación de acento. Por un lado, están las lenguas que sólo se fijan en la posición de la sílaba. Así, por ejemplo, el húngaro hace hincapié en la primera sílaba, mientras que el hebreo moderno acentúa la última. Ambas son lenguas insensibles a la cantidad silábica. Por otra parte, el español sí tiene en cuenta la estructura interna de las sílabas y es, pues, una lengua sensible a la cantidad silábica, que también llamamos peso silábico. La unidad de peso silábico es la mora, asociada a cada elemento de la rima silábica, es decir, en el núcleo (la vocal) y la coda (el elemento que cierra la sílaba).

El pie métrico es el elemento básico para asignar el acento. Es un constituyente fonológico formado por dos elementos. En las lenguas insensibles a la cantidad silábica los dos elementos del pie métrico serán las sílabas. En el caso del catalán, sensible a la cantidad silábica, los dos elementos que constituirán un pie serán las moras.

El español sigue tres parámetros en la asignación de acento:

  • Es sensible a la cantidad silábica.
  • Construye los pies de derecha a izquierda.
  • Da prominencia al elemento de la izquierda dentro de los dos que constituyen un pie.

Clasificación de los acentos

  • Palabras agudas o oxítono: tienen la tonicidad a la última sílaba: camión, también, comerán, etc. y sólo llevan el acento si acaban en n, s o vocal.
  • Palabras llanas o paroxítonos: tienen la tonicidad en la penúltima sílaba: escoba, píxel, etc. y al contrario que las agudas, llevan acento siempre y cuando no lleven ni n, s ni vocal.
  • Palabras esdrújulas o proparoxítonos: tienen la tonicidad en la antepenúltima sílaba: máquina, catástrofe, indígena, etc. éstas siempre llevan acento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *