Qué es el adjetivo

 

que es el adjetivo

El adjetivo es una de las categorías que comprende la morfología tradicional. Un adjetivo es la palabra que explica cómo son las cosas, personas, ideas o cualquier entidad que pueda ser designada con un nombre sustantivo.

Como categoría independiente, es una de las más tardías en aparecer, ya que antes se consideraba un tipo de nombre y durante siglos se le relacionaba con el verbo (por los participios).

Características

El adjetivo tiene flexión de género y número; es por ello que hay adjetivos de dos terminaciones (como alto – alta ) y otros de invariables, que tienen la misma forma para el masculino que para el femenino (como amable ). También hay adjetivos que tienen una sola terminación en singular y dos en plural (como voraz – voraces).

Tradicionalmente, se ha considerado que el adjetivo tiene tres grados: positivo o puro, cuando el adjetivo está usado en su forma ordinaria; comparativo, cuando se usa para contrastar dos realidades (caso de mayor , por ejemplo); grado superlativo, cuando expresa el punto máximo o mínimo de una gradación (como óptimo o divertidísimo , por ejemplo).

En algunas lenguas, los grados del adjetivo suponen palabras diferentes, como en inglés ; en otros, el grado se expresa mediante construcciones determinadas, como el castellano .

En cuanto a la sintaxis, el adjetivo puede hacer de complemento del nombre (la función más usual), de atributo o de complemento predicativo, actuando como núcleo de un sintagma adjetival . Si está sustantividad mediante un determinante, entonces puede adquirir las funciones propias del nombre.

Clasificación semántica

Los adjetivos se pueden clasificar semánticamente según su significado inherente o según como modifiquen el sentido del nombre. Si se atiende al significado del mismo adjetivo, pueden ser objetivables o valorativos.

Dentro de los primeros, se encuentran los posicionales (que se colocan es una escala de apreciación de cualidades físicas, como “grande“), los gradatius (que hacen referencia a procesos, como “maduro“) y los de clase (que aluden a etiquetas culturales, tales como “neoclásico“).

Dentro de los adjetivos valorativos, se encuentran los adjetivos centrípetos (dependen totalmente de la valoración del sujeto, como “importante”) y los centrífugos, que incluyen los que hacen referencia a características estéticas o psíquicas del nombre.

Si, por el contrario, se considera el adjetivo respecto al nombre al que acompaña, se puede hablar de adjetivos explicativos y especificativos .

Los explicativos describen cualidades que ya están contenidas de manera natural, como cuando se dice “cielo azul”, mientras que los especificativos indican propiedades que no se pueden deducir del sentido del nombre, como “abrigo azul” (podría ser de cualquier otro color).

Hay más tendencia a colocar los adjetivos especificativos detrás del nombre, mientras que hay más libertad de posición en los adjetivos explicativos, que pueden funcionar como epíteto si van delante, pero también se pueden adjuntar después del nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *