Qué es el Agua Mineral

qué es el agua mineral

El agua mineral es una categoría de agua que se caracteriza por una presencia importante de sustancias minerales y otras sustancias con efectos particulares que alteran el sabor o le dan un valor terapéutico y que es necesario que dispongan de una autorización específica de la Administración pública para ser consideradas oficialmente como tales.

Para conseguir la autorización que permite el envasado y venta de aguas minerales se deben cumplir normas estrictas de calidad química (en la práctica con análisis continuos).

Tradicionalmente las aguas minerales se consumían en el lugar de origen en la actividad denominada de tomar las aguas como ya hacían los pueblos antiguos como los romanos en las “caldes” o en los baños públicos. Los balnearios actuales continúan con esta actividad de la toma de agua conjunta a los baños.

En los tiempos modernos es más común embotellar el agua y distribuirla para el consumo a nivel de distribución mundial, hoy en día se pueden encontrar unas 3.000 marcas de agua mineral envasada.

El agua mineral natural es un agua de origen subterráneo, protegida de cualquier contaminación. Sus características químicas deben ser estables. Sus propiedades favorables a la salud las debe tener de forma natural (no añadidas).

No es agua potable en el sentido reglamentario, ya que a menudo contiene sustancias minerales en cantidades muy importantes para poder ser agua de consumo exclusivo.

De todas formas sólo determinadas aguas minerales naturales sobrepasan los criterios de potabilidad, por ejemplo en Francia de 74 aguas minerales naturales analizadas por la Administración 24 de ellas sobrepasaban los criterios de contenido de arsénico establecidos para el agua potable.

El agua minero-medicinal es aquella de origen natural, utilizadas en terapéutica y con propiedades terapéuticas conocidas y aprobadas. Las sales , los compuestos sulfurosos y el gas se encuentran entre las sustancias que pueden estar disueltas en el agua.

A menudo el agua mineral puede ser efervescente . El agua mineral, propiamente dicha, no puede ser preparada sino que debe ser obtenida de fuentes naturales. Son declaradas de utilidad pública.

Legislación española

El código alimentario español para las bebidas de agua envasada (RD 2.119 / 1981 de 24 de julio de 1981) las clasifica en:

  • Mineromedicinales . (debe ser declarada de Utilidad pública )
  • Minerales naturales . (debe ser declarada de Utilidad pública)
  • De fuente . (subterráneas sin tratamientos pero no son minerales)
  • Potables preparadas . (Sometidas a tratamientos fisicoquímicos autorizados, no son minerales pero se pueden vender envasadas)
  • De consumo público (no son minerales y no se venden envasadas).

Contenido mineral

Con carácter general cuanto más minerales contiene el agua más dura se dice que es; el agua con pocos minerales, en cambio se dice que es blanda.

La FDA de los Estados Unidos clasifica como agua mineral la que, entre otros requisitos, contiene al menos 250 partes por millón de sólidos disueltos totales.

El contenido de minerales más o menos fuerte no define él solo un agua mineral. Hay aguas minerales que tienen una mineralización más débil que el agua potable del grifo. Así lo define el agua mineral es su origen subterráneo, su composición estable y la ausencia de cualquier tratamiento de desinfección.

Mineralización Débil: Son las que tienen menos de 150mg / de calcio y menos de 50 mg de magnesio.

Mineralización Fuerte: tienen más de 1.500mg / l de residuo seco. Bicarbonatada: con más de 600mg / l de bicarbonatos .

Sulfatadas: con más de 200mg / l de sulfatos .

Cloruradas: más de 200mg / l de cloruro .

Cálcicas con más de 150mg / l de calcio.

Ferruginosa: con más de 1mg / l de hierro .

Acidulada: -más de 250mg / l de CO₂.

Sódica: más de 200mg / l de sodio .

Hiposódica: menos de 20 mg / l de sodio .

Magnésicas: supera los 50mg / l de magnesio .

Fluoradas: más de 1 mg / l de fluoruros .

Algunos efectos atribuidos

Las aguas bicarbonatadas se dice tienen un efecto neutralizante de la secreción gástrica y estimulan la digestión.

Las aguas hiposódicas con poco sodio parece que benefician a las personas con hipertensión arterial, problemas cardiacos, litiasis, afecciones renales o alteraciones asociadas a la retención de líquidos.

Las aguas de mineralización débil se cree que favorecen la función renal, además se pueden utilizar para la elaboración de preparados alimenticios infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies