Qué es el autoestima alta y baja

La autoestima parece la llave para abrir muchas puertas: la puerta a alcanzar mis objetivos profesionales y personales, la puerta a unas buenas relaciones personales, la puerta a la paz interior, etc.

Una buena autoestima llevaría pues todo el listado anterior.

qué es el autoestima

Pero la autoestima se construye en base a las experiencias de la vida, es decir, las experiencias agradables y/o exitosas aumentan o disminuyen la autoestima por lo tanto esta no tiene un valor estable o fijo.

Se construye desde la infancia y podríamos decir que hasta la adolescencia, que se convierte en una de las fases más críticas en el desarrollo del autoconcepto ya que es la época en la que el chico o la chica pasa de la dependencia de las personas a las que ama (la familia) a la independencia, a confiar en sus propios recursos.

Si durante la infancia ha desarrollado una fuerte autoestima, le será relativamente fácil superar la crisis y alcanzar la madurez, contrariamente si se considera poco valioso le resultará más complicado. Por otra parte, la autoestima se puede modificar a lo largo de toda la vida y puede tener fluctuaciones importantes dependiendo de las situaciones que nos vamos encontrando.

Leía, justamente ayer, que la autoestima se construye en función de los éxitos y logros alcanzados y no a la inversa.

Así pues, si lo que queremos como padres es que nuestros hijos desarrollen una alta autoestima y un autoconcepto sano debemos reconocer sus logros, sus puntos fuertes y entrenarlos en la mejora de los no tan fuertes, no favorecer una autoestima vacía, construida sólo con la base de nuestro amor incondicional -que hay que ser para que tengan el empuje de probar cosas nuevas y de todo y aceptando sus carencias- y el deseo de que no sufran, que, o bien se desmontará a las primeras dificultades, o bien dará lugar a una autoestima inflada de la que hablaré más adelante.

Una definición simple y clara de lo que es la autoestima es la que nos da Nathaniel Branden que afirma que la autoestima es la suma de la confianza y el respeto por uno mismo . Por tanto, la autoestima es el requisito básico para disfrutar de una vida plena y de un bienestar personal.

De hecho, todos tenemos de autoestima, lo que es es saber cómo y de “qué tipo” la tenemos, a continuación os explico de forma breve y comprensible cómo podemos tenerla:

Las personas con la autoestima baja tienden a pensar de forma negativa en general -de hecho, ven la realidad distorsionada-, y tienen miedo de cometer errores, están insatisfechas con su vida y se sienten frustradas.

También están siempre a la defensiva y temen ser abandonados o heridos por los demás. Adoptan una posición de víctima y se sienten inferiores a los demás.

Las personas que tienen una buena autoestima se sienten aptos para la vida: tienen un sentimiento de capacidad y un sentimiento de valía personal.

Son personas con total seguridad sobre ellos mismos, son capaces de tener intimidad en sus relaciones, no esconden sus sentimientos sino que si son verdaderos los demuestran, tienen capacidad para reconocer sus propios logros en la vida, tienen la habilidad de perdonar los demás y también de saber admitir sus errores, no temen los cambios en sus vidas, todo lo contrario, los ven bienvenidos.

Otro elemento básico de una autoestima adecuada es la aceptación incondicional de lo que soy, con mis limitaciones.

Pero fíjese que he dicho que las características anteriores son de las personas con buena autoestima, no con alta autoestima, porque la alta autoestima puede ser sana cuando tiene las características mencionadas en el anterior párrafo o puede ser disfuncional si se trata del que se ha llamado autoestima inflada y que tiene las siguientes características:

En general las personas que tienen una autoestima inflada creen que son mejores que los otros, demuestran y presumen sus logros, son muy exigentes, siempre están hablando de su valor, tienden demostrar lo que saben, piensan que no hay nadie mejor que ellos, todos se equivocan menos ellos, creen que la gente depende de ellos, son extremadamente vanidosos , creen que todo el mundo les debe admirar y amar, hablan siempre de lo externo, son escandalosos, piensan que nadie es digno de su amistad o compañía, consideran que son rechazados por saber demasiado, son enfermizamente egocéntricos, sienten que sólo pueden contar con ellos, quieren tener siempre el mejor en todo.

La autoestima hinchada puede tener sus orígenes en un entorno que ha satisfecho demasiado las demandas del niño o bien en una entorno con carencias afectivas que han dado como resultado una baja autoestima disfrazada de autoestima inflada. En cualquier caso las personas tendemos alejarnos de las personas con la autoestima demasiado hinchada .

¿Cómo se forja una autoestima alta y sana?

qué es el autoestima alta

Pues en un hogar donde el niño es trata con amor y crece en entorno seguro y coherente en cuanto a normas de conducta y límites, que fomenta su autonomía y donde se le transmite que puede soñar y que puede alcanzar las cosas que se propone si se esfuerza.

También es fundamental que el niño sienta que pertenece a un sistema que lo ama, lo protege y lo respeta.

¿Cómo puedo mejorar mi autoestima?

Como ya he dicho la autoestima se puede mejorar o modificar a lo largo de toda la vida. Algunas cosas a tenemos en cuenta cuando para aumentarla son las siguientes:

  • Evita compararte obsesivamente con los demás.
  • Evita el perfeccionismo. Nadie es perfecto. La autoestima no mejorará si tiendo a ser muy exigente conmigo mismo ya que nunca estaré de acuerdo con lo que consiga.
  • Evita las generalizaciones. Para aumentar mi autoestima, es importante aprender a ver cada situación como un hecho aislado y no pensar que porque algo ha salido mal, todo debe salir.
  • Acéptate tal como eres. Como ya he dicho nadie es perfecto y por lo tanto tengo que aceptar y amar como soy, incluidos mis defectos. Esto no quiere decir que tenga que conformarse y no hacer nada si está a mi alcance

Para terminar os quiero describir tres reacciones a una misma situación y os propongo un juego:

Comente a qué tipo de autoestima corresponde cada uno de los párrafos que tenéis a continuación (Eulalia, Gemma y Martín).

Eulalia tenía motivos para estar contenta, su jefe le había dicho que había hecho un gran trabajo y sus compañeros también se lo habían dicho. Además, qué demonios? Ella ya lo sabía que el proyecto era bueno, se había esforzado y mucho.

Y, a pesar de la satisfacción, a pesar de ese sentimiento agradable, sentía que le faltaba algo, sentía una cierta vacío en su interior que, de hecho, reconocía que la había acompañado en todas las etapas de su vida, desde que podía recordar que el acompañaba, vaya.

Ni cuando aprobó las oposiciones con la mejor nota, ni cuando la nombraron presidenta de esa ONG, ni mucho menos cuando fue jefe de un equipo de diez personas, nunca pudo dejar de sentir aquella extraña vacío.

Sabía que era buena pero no podía dejar de mostrarlo al mundo para creérselo ella. Y el vacío estaba llena de soledad, de miradas de la gente desde la distancia como si no osaran acercarse a ella, como si los demás tampoco disfrutaran de sus éxitos y el envidiaran.

Gemma estaba satisfecha, tanto esfuerzo había valido la pena. La presentación del proyecto había ido bien y su jefe la había felicidad, así como también lo habían hecho sus compañeros.

Pensaba, pero que, a pesar de que lo había defendido muy bien, la presentación puede ser era demasiado simple, poco atractiva, … “La próxima vez, decidió, la haré en” prezi “y antes tendré apúntate al curso que hacen al barrio “.

Sin embargo, cuando sus compañeros le dijeron de ir a tomar una copa para celebrar la finalización del proyecto aceptó encantada, dispuesta a relajarse y pasar un buen rato.

Martín, no podía dejar de pensar en ese instante de la presentación en que se había quedado en blanco. Todo el mundo se había dado cuenta, de hecho, su cabeza y había una mirada … y aunque la había felicitado seguro que al día siguiente, cuando fueran solos, le comentaría.

O en aquel otro momento en que se había hacer un lío con las “slides” explicación. O en su voz temblorosa. Y su sudor. Y las manos, que no sabía dónde meterlas. A pesar de que su compañero Andrés le había dicho que lo había hecho muy bien, no lo podía creer.

Cambiar que le iba a decir! Él que no se pone nunca nervioso, que sabe que ha decir en cada instante, que puede improvisar siempre, hacer chistes, …

Estuvo a punto de ponerlo en marcha cuando el felicitó pero no lo hizo porque tenía miedo de sentirse solo y, además, Andreu siempre la ayudaba. Decidió irse casa y meterse en la cama sin cenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies