Qué es el feudalismo

El feudalismo (siglos IX-XV) es el sistema político, económico y social creado durante la Edad media en Europa con el objetivo de proteger a la población de aquella época.

Los reinos se dividían en pequeños territorios semi independientes donde el señor proporcionaba protección a sus vasallos a cambio de tributos y trabajo en sus tierras. Los señores feudales eran nobles o miembros de la Iglesia y tenían una relación de dependencia más o menos fuerte con el rey de cada región.

Orígenes del feudalismo

Durante el Bajo Imperio Romano la vida urbana decae. En los siglos IV-V se produce un repliegue demográfico y una ruralización con gran latifundismo, sistema que da una tendencia a la autosuficiencia.

feudalismo

En esta época se desarrollan las leyes del colon, que convertirán los esclavos en colonos, personas libres pero vinculadas a la tierra. Este proceso de ruralitació es producto de la creciente inseguridad, pues las ciudades son objetivo preferente de las incursiones bárbaras, pero también va asociado a la escasez de moneda, a su continua pérdida de valor ya su poca circulación.

El fin de la expansión romana además había provocado una cierta escasez de esclavos y su subida de precio, por lo que se tuvo que buscar otra alternativa que asegurara hasta cierto punto la estabilidad de la mano de obra, y en este sentido vincularla a la tierra era una buena opción.

Se puede considerar el feudalismo desde abajo, es decir, que los campesinos (y los que abandonan la ciudad) buscan seguridad y la encuentran en el vasallaje. Pero también se puede considerar desde arriba, por el clientelismo merovingio y carolingio , que veía una forma de asegurar el poder; y para la obtención de mano de obra para trabajar los grandes latifundios.

En cualquier caso, parece fuera de duda que la génesis del feudalismo se encuentra en las primeras clientelas merovingia, que generalizan el beneficio y la tendencia a convertir los latifundios del Bajo Imperio en dominios señoriales.

El beneficio o beneficium era una institución romana consistente en el otorgamiento por parte de un individuo del dominio y el disfrute de un bien a otro. Este bien solía ser una tierra, pero también podía ser un cargo o un derecho.

Su duración podía ser indefinida, pero siempre era de carácter personal y, por tanto, acababa en cualquier caso con la muerte de uno de los dos implicados: otorgador o beneficiado.

Además era muy fácilmente revocable. Se trataba de una forma habitual de premiar a los veteranos de guerra, dándoles a ellos tierras en regiones fronterizas, por lo que al mismo tiempo se reforzaba la dominación romana sobre esa zona; pero siempre se trataba de un premio a posterior y, por servicios prestados. Los merovingios comenzarán a darlo a priori, como recompensa a la fidelidad.

En los siglos VIII-IX, en época carolingia , las numerosas guerras civiles multiplicarán el número de guerreros y vasallos, y será en este contexto que se producirá la unión de vasallaje y beneficio, pues éste ya no se dará por servicios prestados, sino para asegurar la fidelidad y que cuando se le necesite acuda, o incluso para pagar los funcionarios ante la escasez de moneda.

Carlomagno crea la figura del vassi dominici , el vasallo del señor; pero éstos crearán a su vez sus propios vasallos, lo que debilita el Imperio, que se atomizando a la vez que los súbditos son sustituidos por vasallos. Y si bien en un principio la unión de vasallaje y beneficio lo será de facto , con el tiempo se convertirá de jure.

Y lo mismo ocurrirá con la inmunidad señorial, que era el hecho de que el dominio sólo dependiera del señor. Es también ahora cuando aparece el juramento de fidelidad. Y el 877 , por fin, el beneficio se convierte hereditario mediante la capitular de Quiercy de Carlos el Calvo.

Una vez esto haya pasado, el sistema feudal se consolidará. En el siglo X el beneficio será sustituido por el haz , aparecerá el homenaje, aumentará la complejidad del contrato … pero para muchos historiadores el momento clave es el 877, cuando el beneficio se ha vuelto hereditario.

Características del feudalismo

  • Cada noble logró el dominio casi total de las tierras bajo su jurisdicción.
  • El poder del rey quedó limitado a los territorios que controlaba directamente, como si fuera un noble más.
  • Los nobles aceptaban la primacía del rey mediante un pacto llamado vasallaje .
  • Los nobles se convertían en vasallos del rey en una ceremonia llamada homenaje, donde arrodillados y besando la mano del monarca le
  • Juraban fidelidad, ayuda militar y consejo al gobierno.
  • Por su parte, el rey hacía la investidura, donde cedía una porción de tierra, el haga , a su vasallo.
  • Los nobles podían tener vasallos propios. Este les otorgaba un feudo más pequeño.

Así se formó una cadena de vínculos personales entre el rey y sus vasallos. Este sistema provocó guerras frecuentes.

La economía feudal

En el Bajo Imperio e incluso durante la época merovingia se mantenía la distinción entre esclavos y hombres libres, tanto si éstos eran colonos como propietarios alodiales.

economia feudal

Pero el continuo descenso del número de esclavos hizo disminuir la productividad, por lo que terminó por aumentar el número de libras vinculados a la tierra, hasta el punto de que en época carolingia menos del 15% de los campesinos eran esclavos.

Pero esta mayoría libre había ido vinculando a la tierra mediante los colonos , a la vez que disminuía la propiedad privada, bien por deudas, bien por la libre encomienda a un gran señor en busca de protección, o bien por la violencia de los grandes señores.

Hasta el siglo XII el burgo es sólo la residencia del obispo o, por extensión, de un gran señor. Es parte de un señorío y no tiene poder económico. Los comerciantes son escasos y es el mismo campesino que vende sus productos a los mercados semanales, aunque el comercio de lujo se mantiene, sobre todo vinculado a los judíos.

Los artesanos son ocasionales. Los instrumentos de producción se construyen en el taller señorial, mientras que el textil es confeccionado en el hogar del campesino.

La estructura económica feudal de la Europa medieval tiene como célula básica el señorío, que tiende a la autosuficiencia. Hay dos grandes centros comerciales: el condado de Flandes , que controla el Mar del Norte , y Venecia , que controla el comercio con Bizancio.

Desde aquí y desde Al Andalus llegan productos exóticos y de lujo para la nobleza, pero no es el único comercio que hay: también se comercia con los productos que el señorío no puede producir, como la sal , y para compensar en épocas de penuria o de abundancia.

Pero aún así el comercio es escaso, ya que a la dificultad de las comunicaciones hay que añadir la baja demografía y el desorden monetario: aunque la plata es abundante, casi no hay oro, y existe una multitud de monedas, pero no todas se aceptan en todas partes.

Además, la serie de invasiones que se habían ido produciendo desde el Bajo Imperio ( musulmanes , magiares , vikingos …) habían creado un clima de inseguridad que se había traducido en un miedo a viajar que había reducido aún más el comercio.

El rendimiento del señorío es muy bajo, por debajo de los dos grandes recogidos por cada uno plantado. La falta de abono obliga a practicar el barbecho y los instrumentos de producción son rudimentarios: arados sin girador ni hojas ni ruedas, hechas de madera; escasas hoces y azadas; pocas guadañas; etcétera.

Existen las tierras comunales, fundamentalmente prados y bosques de los que recoger madera y bellotas y donde llevar a pastar el ganado. Pero a partir del siglo XII los señores se irán apoderando paulatinamente mediante buscados.

Pero al margen de estas tierras comunales hay otro tipo, los mismos señoríos, que se dividían en mansos y tierra indominicata . Los mansos tenían teóricamente la extensión suficiente para alimentar una familia, y la tierra indominicata era la reserva señorial.

Se trataba de las mejores tierras y en ellas estaba su residencia y los establecimientos como el molino, la fragua, el horno … por los que el campesino tenía que pagar y, a menudo, tenía la obligación de utilizar

Factores que propician el cambio hacia el capitalismo

capitalismo

Coincidiendo con el esplendor del feudalismo clásico empiezan a darse cambios que acabarán propiciando la crisis del sistema. Se pueden agrupar en tres factores principales, aunque de hecho se influyen unos a otros.

La expansión agraria

Desde mediados del siglo IX, asistimos a una expansión agraria relacionada con mejoras técnicas fundamentalmente. Se usará la fuerza motriz del agua para instalar molinos de grano y de aceite ya desde el siglo X y, allí donde no se puedan poner de agua, se pondrán de viento, provocando deforestaciones.

Estos molinos liberarán una parte de la mano de obra, especialmente cuando desde el siglo XII los molinos también se usen para trabajar el hierro.

Por otra parte, los sistemas de enganche también mejoran, y con ellos lo hace la tracción animal, fenómeno relacionado con la extensión del caballo en detrimento del toro. El yugo equino se había inventado en Asia y en el siglo VII por fin se fue difundiendo por Occidente.

Este yugo permitía al caballo de cargar hasta cinco veces más que antes. El inconveniente era que el caballo necesitaba avena, por lo que su difusión sólo fue posible por la invención del barbecho trienal.

Con la invención del balancín en el siglo XI, que permitía las longae carretae , la necesidad del caballo todavía aumentó más, pero ahora vinculado al comercio.

El barbecho trienal sólo era posible en el norte del Loira, ya que en el área mediterránea la sequía estival del impedía. Este sistema permitía dos cosechas anuales: en primavera, trigo, centeno y cebada; en otoño, legumbres y avena.

Este sistema aportaba nitrógeno al suelo y aumentaba las proteínas de la dieta, y como daba dos cosechas en épocas diferentes aumentaba la seguridad. Además daba avena para los caballos y reducía la superficie en barbecho, aumentado la productividad.

El utillaje también mejoró con la sustitución de la madera por el hierro y con la difusión del rampante. El arado pesado, con ruedas y orejones, fue inventada por los eslavos en el siglo VI, pero no será hasta el X que se generalice.

Este nuevo tipo puede con los suelos duros y con los orejones remueve los surcos, creando largas filas que se usan como canales de drenaje y haciendo innecesario el cultivo cruzado.

El inconveniente es que en vez de dos toros necesita ocho para tirar, por lo que sólo las grandes explotaciones la podían utilizar antes de la difusión del caballo, aunque en Alemania están documentados casos de comunidades que la adoptaron mediante sistemas cooperativos vinculados a la aparición de consejos a los pueblos.

De hecho, todo se trata de la creación, por fin, de una agricultura adaptada a las tierras nórdicas. Tan pronto como los pillajes de vikingos y magiares haber terminado, hacia el siglo X, se empezaron a notar los beneficios.

La producción y la población

Todas estas innovaciones técnicas y otros, y sobre todo su difusión, aumentaron la productividad. Así, las prestaciones en trabajo necesarias disminuyeron, y los señores empezaron a cobrarlas en dinero, por lo que su capacidad de compra aumentó, estimulando el comercio.

Por otra parte, una mayor productividad del campo y la repartición de la cosecha en dos épocas hicieron disminuir las hambrunas, de modo que las grandes hambrunas catastróficas casi desaparecieron. La alimentación mejoró con más variedad de productos, aumentando así la esperanza de la vida.

Todo ello hizo que entre el año 1000 y la Peste Negra la población europea se triplicara. De hecho, el aumento poblacional ya había comenzado antes de manera muy lenta, pero ahora llevará a la búsqueda de nuevas tierras. Por ello se practicarán rotas, desembosque, desmontes, desecaciones … sobre todo entre los siglos X y XI.

Justamente cuando el norte para su movimiento innovador, Italia toma el relevo. En el siglo XI se crea una red de canales en el norte de Italia que permiten introducir animales y cultivos asiáticos. Llegan así los búfalos , con la leche de los que se hará la famosa mozzarella ; y los gusanos de seda ; pero también los espárragos , los albaricoques , las moras y las alcachofas.

Esto da una mayor variedad en la dieta y estimula profundamente el crecimiento demográfico y el comercio.

El renacimiento comercial

Los desembosque, las rotas, las desecaciones mejoraron los caminos, lo que facilitó el comercio a la vez que aumentaba el trasiego de peregrinos. Esto se reflejó en el surgimiento de nuevos mercados y el desarrollo de las villas situadas en los tres grandes caminos de peregrinación: a Roma , a Jerusalén ya Santiago de Compostela .

La aleación de las monedas se empobreció, en parte debido a la escasez de oro. Aunque esto provocó una lenta inflación, volvió mucho más manejables las monedas, estimulando así su circulación. Los mercaderes prosperaron tanto que empezaron a asociarse en Gilda y Hansen, a la vez que las villas crecían como centros de almacenamiento vinculadas a estos comerciantes.

El renacimiento comercial se dio en dos polos diferenciados: Italia y el Mar del Norte.

Venecia y Génova basaban su economía en el comercio marítimo, por lo que el fenómeno de las cruzadas estimuló enormemente su crecimiento.

La creación de la red de canales desde el siglo XI hizo que, además de importadores, fueran también productores, consiguiendo así una posición privilegiada. Hasta el 1300 mantendrán vínculos comerciales con el Mar del Norte utilizando la Champaña como intermediaria, pero luego se establecerán directamente. Y en el siglo XIII conseguirán acceder al Mar Negro , hasta ese momento monopolio bizantino.

En la zona del Mar del Norte, fundamentalmente a Flandes , se fabricaban telas en pequeños obradores, destinadas al comercio lejano. Esto estimuló el surgimiento de grandes comerciantes que controlaban también la producción, lo que acabó provocando graves conflictos sociales en el siglo XIII.

Las ferias regionales flamencas se centraron en Brujas , donde se comerciaba sobre todo con lana inglesa y colorante normando, hasta el siglo XII. Pero las ciudades alemanas que se iban fundando el Báltico tenían un importante comercio y en este siglo sus comerciantes se asociaron para controlar el tráfico marítimo desde Visloi.

En el siglo XIII se les añadirán un gran número de ciudades, convirtiéndose así en la Hansa o Liga Hanseática .

El debate historiográfico

El término feudalismo comenzó a utilizarse por parte de los juristas franceses e ingleses de la Edad Moderna, para referirse a las relaciones de obligación existentes entre la aristocracia guerrera medieval, pero fue gracias a Montesquieu y su uso el libro del Esprit des lois ( Sobre el espíritu de las leyes ) que se hizo popular y general.

El concepto es conflictivo y no todo el mundo lo concibe igual. Los revolucionarios de 1789 se englobaron todos los privilegios aristocráticos, de donde se derivó la concepción jurídico-institucional decimonónica, que lo define como un Estado basado en vinculaciones personales. Pero esto sólo es estudiar una parte del fenómeno.

El materialismo histórico considera en cambio el feudalismo como un modo de producción entre el esclavismo y el capitalismo , lo que les lleva a preguntarse por su duración y por la naturaleza de su transición al capitalismo. Y Marc Bloch y la Escuela de los Annales , al estudiar la sociedad feudal, ya no se centran en la economía y las instituciones, sino que ven el feudalismo como un tipo de sociedad, no de instituciones.

El debate, pues, afecta a la propia definición del concepto, pero también a su origen y sus fronteras espaciales y temporales, así como la transición al capitalismo.

El concepto ha sido visto de diferentes maneras. Para el marxismo se trata de un sistema económico de base agrícola, basado en el dominio señorial, es decir, en la explotación del siervo por el señor.

En cambio, para la historiografía del derecho, con autores como Ganshof, se trata de un conjunto de instituciones que crean y rigen obligaciones de obediencia y servidumbre por parte de un hombre libre, el vasallo , hacia otro hombre libre , el señor, y obligaciones de protección y sostenimiento del señor hacia el vasallo.

Así, su característica principal sería el desarrollo de los lazos de dependencia, con guerreros especializados en la cúpula jerárquica, pero tendría otras: la posesión de la tierra como fuente de poder político, la fragmentación extrema del derecho de propiedad, la jerarquía de los derechos sobre la tierra y la fragmentación del poder público.

La visión de la historia socioeconómica, especialmente de Marc Bloch y los anales, destaca la supremacía de una clase social de guerreros profesionales y la sujeción de la población rural. También destaca el disfrute de tierras, derechos, cargos y funciones públicas a cambio de fidelidad y servicios, muy ligado a la existencia de relaciones de dependencia por los vínculos de obediencia y protección.

Pero para la teoría política lo fundamental es el fraccionamiento territorial y el desmembramiento de los poderes, en total oposición al Estado centralizado. Y todavía hay quien considera que la única característica realmente imprescindible es la existencia de una fuerte aristocracia militar.

Puede parecer una pelea de académicos, pero el estudio del feudalismo varía mucho según qué definición se haga. Autores como Cahen consideran que no ha existido de hecho ninguna sociedad íntegramente feudal, sería sólo un constructo.

La sociedad que más se acercaría al modelo sería la Europa occidental medieval, pero habría otras sociedades con rasgos feudales, como el Japón del shogunato o los khanats mongoles.

García Valdeavellano en su libro El feudalismo hispánico demostró que la eterna controversia en torno a la existencia de feudalismo en la España medieval o no (fuera de Cataluña, donde no hay ninguna duda por su pertenencia a la monarquía franca ) de hecho sólo era el reflejo de la oposición entre dos formas de entender el feudalismo: la jurídico-institucional (ejemplificada por las tesis de Claudio Sánchez Albornoz y la socioeconómica.

Incluso dentro de las diferentes escuelas ha habido diferentes tendencias. Dentro del materialismo histórico algunos autores como Dobb caracterizan el modo de producción feudal por tres aspectos básicos:

  • La servidumbre, la obligación impuesta por la fuerza al productor de prestar servicios y / o pagar cantidades en dinero o en especie. Esta coerción es ejercida por el poder militar, pero también por la ley y la costumbre, con el apoyo de algún procedimiento jurídico. A diferencia del esclavismo , en la servidumbre el productor directo es el propietario de los medios de producción; pero a diferencia del capitalismo tiene dependencia, no puede elegir su patrón.
  • El escaso desarrollo de las fuerzas productivas. La producción es individual y con utensilios sencillos y económicos; y su desarrollo será uno de los factores de la crisis del sistema.
  • La descentralización política extrema.

Pero si en esta caracterización el marxismo no ha divergido mucho, al hablar de la transición al capitalismo sí lo ha hecho. El mismo Dobb planteó una causa endógena: la ineficacia del feudalismo como sistema de producción.

Sweezy, en cambio, en apuntó una de exógena: la aparición de una economía monetaria vinculada al comercio a larga distancia y la creación en los centros de distribución de este comercio de centros de producción. Y Pierre Vilar apuntó que, de hecho, se dan las dos causas, pero que el paso al capitalismo sólo es decisivo cuando hay revoluciones políticas que lo sancionan.

O lo que es lo mismo, cuando nuevas clases dominan el Estado. Como vemos, se trata de un debate historiográfico fundamental, tal vez el segundo más tratado después del de la Revolución Francesa .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies