Qué es el neoliberalismo – Estado neoliberal

Típicamente, el término neoliberalismo se refiere a la filosofía política, que propugna la mínima intervención de organismos estatales sobre la economía y la política. Así el papel del estado se reduce a garantizar las libertades individuales. Se focaliza en los métodos de libre mercado, en la disminución de las restricciones a las operaciones de las empresas, y en el establecimiento de los derechos de propiedad. En cuanto a la política internacional, el neoliberalismo en las relaciones internacionales propone la apertura comercial por cualquier método posible; la apertura comercial se refiere a la adopción de tratados de libre comercio y la división internacional del trabajo, hacia una integración económica.

Historia del neoliberalismo

El neoliberalismo ha sido una corriente de pensamiento económico y político predominante en la política aplicada desde comienzos de la década de 1970, consolida durante los años 80 y 90 del siglo XX y aún plenamente vigente hoy en día. Aunque se origina en la etapa siguiente a la Segunda Guerra Mundial y es heredero de las teorías neoclásicas de finales del siglo XIX, no es hasta los años 70 cuando se impone a nivel internacional.

qué es el estado neoliberal, neoliberalismo

Después de la Segunda Guerra Mundial, Europa presenta un crecimiento económico. Entre 1969 y 1971 se presenta un fenómeno conocido como estanflación, generando una grave crisis penetrante especialmente en los países capitalistas dependientes (tercermundistas) y afectando gravemente a los socialistas. Desde principios de los años 80, el liberalismo volvió a considerarse como la única forma adecuada de gobernar. Era el nuevo liberalismo: el neoliberalismo. Los gobiernos de Margaret Thatcher, en la Gran Bretaña, y de Ronald Reagan, a los Estados Unidos, cambiaron recuperando las viejas ideas liberales y las aplicaron a la economía doméstica. Margaret Thatcher justificó su programa con una palabra, TINA: There is no Alternative. El valor central de la doctrina de la Thatcher, y el neoliberalismo en sí mismo, es la noción de competencia entre las naciones, regiones, empresas y, por supuesto, individuos.

Estados Unidos, Europa y Japón inician procesos de estabilización económica, disminuyendo cargas fiscales, recortando gastos sociales, facilitando el intercambio con el exterior y se profundiza la división internacional del trabajo: se creía que con estas medidas el mundo estaba listo para su fase de crecimiento.

Principios Fundamentales del neoliberalismo

El neoliberalismo rechaza la posibilidad de una intervención positiva del estado en la economía, y centra el progreso económico e incluso, en casos extremos, la justicia social, en el fomento del libre-mercado y la reducción de las restricciones a las decisiones de las empresas. Sus defensores afirman que las ganancias netas obtenidas mediante el intercambio en el libre mercado capitalista superan los costes en todos los casos.

Según el neoliberalismo, la liberalización permite distribuir la riqueza, con un comercio sin monopolios ni oligopolios, con la intención de mejorar la productividad. Impulsa la inversión de capital en bienes y servicios para bajar el precio de mercado del producto (por ejemplo en transportes y mano de obra barata) y hace aumentar el consumo con el mecanismo del libre mercado.

Los principios básicos, son:

  • El estado no debe intervenir en la regulación del comercio exterior ni en los mercados financieros. La libre circulación de capitales garantiza la asignación más eficiente de los recursos a nivel internacional.
  • El estado no tiene que competir con la iniciativa privada. Todos aquellos servicios que puedan ser ofrecidos por el sector privado deben ser privatizados.
  • El déficit público es perjudicial para la economía, ya que absorbe ahorro privado, hace aumentar los tipos de interés y disminuir la inversión privada.
  • La protección social garantizada por el estado del bienestar y las políticas redistributivas son negativas para el desarrollo económico.
  • La regulación del mercado de trabajo desde cualquier otro organismo que no sean las propias empresas, es intrínsecamente negativa, ya que impide alcanzar el salario de equilibrio (equilibrio entre la oferta y la demanda de trabajadores).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies